Memorial en honor a Don José Felipe Ayala, Cronista de Culiacán, a 2 años de su partida

Con motivo del segundo aniversario de su fallecimiento, el pasado 14 de octubre se llevó a cabo un homenaje en honor a Don José Felipe Ayala, cronista de la ciudad y autor del Libro “El Culiacán de Felipe Ayala”, editado por La Crónica de Culiacán como parte de su Serie Personajes de la Ciudad I.

Un sin número de amigos y familiares se dieron cita en el Patio Central del Archivo Histórico de Sinaloa para ser testigos del memorial realizado en honor al cronista de la ciudad, en un evento realizado por El Seminario de Cultura Mexicana y el Instituto de La Crónica de Culiacán en coordinación con el Archivo Histórico.

“Anecdotario de un cronista de Culiacán” sirvió de marco para reconocer el trabajo, el desempeño,  la obra y los valores con los cuales el siempre escribió e hizo sus crónicas.

Ahí en el ceremonial, destacados cronistas, amigos y allegados a este personaje anecdotario, hablaron de su compromiso y responsabilidad con que él siempre trabajo; reconociendo al mismo tiempo que fue como persona y como ser, un entregado maestro, un padre amoroso, y un hombre de una indiscutible dimensión social y humana que dejó huella en la historia de Culiacán.

Con su partida, hace dos años Don Felipe Ayala dejó un gran vacío, pero su recuerdo ejemplar permanece vivo. Apenas en febrero pasado cumpliría 92 años.

Le tocó participar en la construcción de la cortina en la presa Sanalona, de la Carretera Internacional y de algunas otras obras importantes en la ciudad, en una época en la que no había maquinaria adecuada y que, prácticamente, todo se hacía de manera manual.

José Felipe Ayala Medina nació el domingo 24 de febrero de 1924, en el humilde barrio de La Vaquita, asentamiento que tenía como límite la avenida Nicolás Bravo y se situaba a la orilla del margen izquierdo del río, poco antes de llegar al Puente Negro.

Fue el segundo de tres hijos de su madre. Su padre, Teodoro Ayala Camargo, era originario de Durango y nunca tuvo una buena relación con él, sobre todo durante su infancia. Su hogar fue el que le brindó Concepción Ibarra Castro, quien le dio crianza desde los 4 años de edad ya que su madre biológica no le podía dar sustento por su precaria situación.

Don Felipe era un caudal de historia viva que se debió plasmar en una película. Un proyecto que relató su hijo José Luis, quedó pendiente.

Don Felipe Ayala sabía todo de Sinaloa, no solo tenía un admirable conocimiento del pasado, sino pleno sentido del presente. Era inteligente, cálido y amable. Hasta el último día de su vida fue un interlocutor informado de los sucesos de Sinaloa y del mundo, e hizo comentarios de ese acontecer.

“Personas como Don Felipe nunca mueren, porque viven en nuestros recuerdos, y esos recuerdos son imposibles de borrar cuando se transmiten y se vuelven parte de la historia”, habría dicho en el evento el periodista Miguel Alonso Rivera, joven muy allegado al personaje fallecido.

En su obra, “El Culiacán de Felipe Ayala”, un libro con contenido de historia oral; el autor relata una breve historia de su ciudad, narrado al estilo del cronista, citando los personajes y lugares característicos de Culiacán.

“El Culiacán de Felipe Ayala” es una gran obra de teatro, que se desarrolla en un espacio y un escenario. Donde el lector se convierte en actor, imaginando escenas. La obra se divide en 11 actos: la familia, el trabajo, las comidas tradicionales, el comercio, el transporte y comunicaciones, la ecología, las calles de la ciudad, los sitios y hechos de ayer, los personajes políticos, las misceláneas, entre otros.

La obra es una publicación sobre algo tan ordinario como es la vida cotidiana, un estudio sobre la vida urbana a través de la mirada de un personaje conocido y peculiar de ésa época. Don Felipe Ayala. Su obra forma parte del acerco editorial de La Crónica de Culiacán, editada en tiempos de Don Adrián García Cortés, Cronista Secretario de la ciudad y con la colaboración de Graciela Fernández.

 

 

Memorial Don José Felipe Ayala (3)
Amigos, periodistas, cronistas y familiares de Don Felipe Ayala se dieron cita en el homenaje ofrecido a éste último, con motivo del segundo aniversario de su fallecimiento. Mediante un anecdotario, recordaron la trayectoria del cronista.